Camino a la libertad: Trascender el miedo para crecer

Ciclos en el alma

Sin duda el mes de Abril es el ideal para hablar de libertad. El viento sopla con fuerza y limpia la atmósfera, la lluvia abunda, la tierra agradece la combinación de sol y humedad vistiéndose de un verde intenso…

La fuerza de la naturaleza trae todo este movimiento renovador justo en esta época, propiciando las condiciones idóneas para que las plantas y los animales prosperen.

Observando y sintiendo el mes de abril, fuera y dentro, noto que es hora de liberarme de las viejas maneras, dejar que el viento las arrastre lejos, a la vez que me impulsa hacia eso nuevo que pugna por abrirse paso dentro de mí.

Pero… ¿Es posible lo nuevo sin trascender el miedo? Las lluvias de abril bien harían en arrastrar también a este viejo conocido.

No siempre somos conscientes de nuestro miedo, pero es interesarte averiguar si nos está perjudicando. Para ello puedes hacer una lista de las cosas que actualmente te afligen: En el trabajo, con la familia, con la pareja, con los hijos, con las amistades, en lo económico, en cuanto a salud, en lo social, etc.

¿Qué se esconde tras la preocupación? Seguramente miedo de perder algo, miedo de sufrir un daño, miedo de perder a alguien, miedo al dolor.

En nuestra sociedad individualista necesitamos “sobre-controlar” nuestras circunstancias para que todo marche bien, para que no haya dolor o este sea mínimo. Es una forma de supervivencia.

Ese control excesivo nos lo encontramos cada día en forma de estrés crónico, ansiedad, agotamiento, etc.

Vivimos bajo tantísima presión que resulta difícil imaginar trascender el miedo para vivir en calma, confiando en la vida, con paz interior: la tierra de cultivo necesaria para que crezca lo nuevo.

Primero démonos cuenta de que la vía del control es inútil, y que sobre-esforzarnos para que todo esté bien es una absoluta pérdida de tiempo… y de salud.

Dicho así parece una obviedad, pero te aseguro que la mayoría vivimos con la falsa ilusión de control, por eso nos agotamos. Nuestros cuerpos se agotan y nada crece de ese ambiente estéril.

Pero da miedo soltar el control: ¿Qué pasa si descanso más, me divierto más, me preocupo menos, dejo cosas sin hacer, etc.? ¿Te está entrando miedo al caos sólo de pensarlo?

Un buen principio es reconocer el miedo que está detrás de la “pre-ocupación” y la “sobre-ocupación”. Líbrate de los prefijos y simplemente ocúpate, sin pretender que la vida se comporte según tus planes.

Y de vez en cuando desocúpate, para que al cuerpo le dé tiempo de reequilibrarse.

¡La sorpresa que te espera cuando descubras que la vida

se ocupa ella solita de todo lo que dejas de tratar de controlar!

Vida que te recoge y te mima

vida que te recorre

vida que te quiere libre

Porque resulta que nuestro cerebro es infinitamente más inteligente, diligente e intuitivo cuando se libera del control, cuando está en calma, cuando dejamos de intoxicarlo con el estrés. Nuestro potencial se manifiesta al trascender el miedo y conquistar la libertad de dejarte sostener por tu naturaleza sabia, confiando en tus recursos personales, que los tienes y son muy valiosos.

No necesitamos el control, pero sí libertad y fe en el proceso inteligente de la vida, para que haya verdadero crecimiento.

Conchi Marín Lara

Recent Posts
Contacto

No estamos disponibles en estos momentos pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad
X