Navidad en el ciclo de la naturaleza

Ciclos en el alma

Ciclos en el alma es el título que he dado a una serie de artículos y publicaciones, incluido el calendario 2022 de Instituto Vive que puedes descargar como regalo de suscripción a nuestra Newsletter.

Siguiendo este contenido, con el alma, tienes una guía para desarrollar la inteligencia del cuerpo en conexión con la naturaleza.

El ser humano posee una inteligencia cíclica, una inteligencia que evolucionó en un mundo donde el tiempo se concebía de manera circular, con su sucesión de finales y principios.

El ciclo solar es quizás el más evidente por cuanto conlleva el cambio de las estaciones, de la luz y de los ritmos biológicos de animales y plantas. Como animales que somos percibimos esta circularidad en nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestra mente.

Nos trae cuenta hacernos conscientes de hasta qué punto estamos bajo la influencia de los ciclos naturales para acompañarlos, utilizando la cualidad inherente de cada fase a nuestro favor, en lugar de resistir o luchar por permanecer siempre igual, con el mismo nivel de energía y tipo de actividades.

La Luna ejerce su influencia a un nivel más sutil, con sus fases luminosas y sus cambios de inclinación respecto a la Tierra. Su relación con la agricultura es bien conocida así como su influencia en las mareas. Nuestra energía y emociones, nuestras aguas, tampoco son ajenas a los ciclos de la luna.

Por este motivo siempre dedicaré alguna publicación a marcar los momentos en que nos podemos beneficiar de estar atent@s, de observar el cielo y la naturaleza, guardar silencio y notar cómo lo aparentemente externo no nos es ajeno.

Descubrir a qué nos invitan las energías a las que estamos indefectiblemente conectad@s, nos enriquece, y lo más importante, abunda en nuestra salud y equilibrio.

Mientras escribo estas líneas la noche ha caído en una tarde nubosa. El ambiente parece inducir a la tristeza, así como el frío y el aire seco a la incomodidad. Mi cuerpo me invita a permanecer en el interior, junto a una fuente de calor y sumergirme en esas sensaciones que no acepto tan fácilmente… pero que cuando las permito… me llevan con fuerza a los lugares del interior que no siempre me paro a visitar… y qué rico llegar ahí… no hay nada como el confort de mi alma vivida desde dentro

En este párrafo he tratado de plasmar algo mío, que seguramente no es tan diferente o tiene alguna resonancia con algo de quien me está leyendo. Hago referencia a las noches largas, al momento en que el sol está en su punto más bajo. Hoy es el solsticio de invierno, y durante unos días el sol parece no moverse en el horizonte, pero pronto renacerá y lo veremos salir un poquito más al este cada día.

Puedes observar qué efecto tienen en ti estos días de máxima oscuridad, tratando de sumergirte sin bloquear ninguna sensación que surja.

En unos días, sincrónicamente con la Navidad las energías cambian, la inmensa alegría y amor que está en la base del espíritu navideño, por el nacimiento del niño Dios, refleja la felicidad innata de nuestro cuerpo-alma al iniciar un nuevo ciclo.

Trata de estar lo bastante atent@, para notar dentro la luz del nuevo sol, o si lo prefieres la luz de la Navidad.

Conchi Marín Lara

Recent Posts
Contacto

No estamos disponibles en estos momentos pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt
0
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad
X